RELATO DE UN MURCIÉLAGO


Se dice entre los míos que los seres humanos son superiores…
¡Ja Ja! Eso es porque nunca vieron lo que yo vi…
Había bajado a tomar agua en una taza blanca bastante limpia, pero me caí, el agua estaba helada y como la fuente era tan lisa no podía subir. Traté durante horas y no lo logré.
En un momento dado todo se oscureció, yo sentía que un raro gas me ahogaba.
Pero eso no fue todo, en medio de mi mareo se derramó de golpe sobre mí, una estampida pegajosa y horrible que salía de un hueco bastante imponente. Después oí un grito y un torrente de agua me empujaba por un túnel interminable y hediondo.
Haciendo denodados esfuerzos logré arrastrarme y volver, al menos el agua me había lavado un poco…
Cuando ya estaba realmente agotado, un tipo de los de ellos me rescató con una pinza y me sacó de ese lugar asqueroso que lo nombran algo así cono inodoro…

Graciela Martellotto