LA MARIPOSA



Cuando mis sueños se abrieron
En las alas del silencio,
Miré mis manos
Y encontré los puños.

Hundí un dedo en el vacío,
En el hueco de la memoria.
¡No había nada!

Todas eran ausencias,
No hubo nada que quemar.
Sólo quedaba el ahora…

Lo dejó salir casi en un grito,
Ella,
la mariposa.
¡Es la vida!
Eso dijo…

1 comentario:

NORHA E. dijo...

Que hermoso!!!... me quedo extasiada leyendolo de nuevo...
Mi admiracion y respeto desde este lado del Oceano