LOS SUEÑOS SUENAN




A lo lejos se oía un sonido antiguo, alargado, por momentos los pájaros lo imitaban y los árboles estiraban las ramas en busca de más.
Desde las hojas se colaba un cuchicheo sonoro de risas.
Flotando entre los robles afloró la figura de una niña con las manos hacia delante. Movía los dedos…
De pronto se mostraron y el bosque estalló en colores. Todos creaban una danza alrededor de la chica que movía los dedos y justo era desde allí, de donde surgía el sonido.
Quise estirar mi mano y todo se apagó.