APLAUSOS EN UNQUILLO


Están y no están.
El sol calienta las sillas,
algunos escuchan y no entienden.
Están y no están.
El canta y está perdido
en su propia letra.
Toda suya.
Sin sonido los aplausos.
Algunas mujeres
sin nada que hacer,
dan una vuelta.
Están y no están.
Él sigue cantando
su letra... sin aplausos.