ESCÉPTICO


- No creo en la magia - dijo el viejo acariciándolo, - es todo producto de la imaginación - y hundió la mano en el grueso pelaje.
-¡Vamos¡ no me vengan con cuentos... - afirmó.
Se montó sobre el dragón y voló alto, muy alto.

2 comentarios:

Marta R. Rivolta dijo...

¿por casualidad el dragón era Falcor (el de la historia sin fin)?
siempre le tuve terror a las alturas, pero en ese dragón mullido y con cara de perro hubiera salido a volar un par de vueltitas.
Un abrazo. M

http://gracielamartellotto.blogspot.com dijo...

Si, me inspiró ese dragón. Es tan dulce...